Artículos Sustentables

Esperanza Internacional: Joe Biden promete volver al Acuerdo de París y combatir con fuerza el cambio climático

Noviembre 09, 2020 | www.inmuneschile.cl

Estados Unidos inicialmente había firmado el Acuerdo de París, pero desde hace más de tres años el presidente Donald Trump había manifestado su seria intención de abandonar el tratado, asegurando que era perjudicial económicamente para el país y que podía costarle el trabajo a 2,5 millones de estadounidenses en 2025.

Esperanza Internacional: Joe Biden promete volver al Acuerdo de París y combatir con fuerza el cambio climático

Hace cinco años, 195 de los 197 países partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se sumaron al Acuerdo de París sobre cambio climático, un tratado considerado como el mayor logro en materia ambiental del planeta.

Este acuerdo comprometió a las grandes potencias y países en vía de desarrollo a hacer una transición hacia una economía baja en carbono, reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Entre estos compromisos están tomar acciones para evitar el aumento de la temperatura en 1,5 grados y disminuir en un 50 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero a 2030 en el planeta, promesas imposibles de cumplir sin la participación de los países donde está concentrada la mayoría del desarrollo industrial.

Estados Unidos inicialmente había firmado el Acuerdo de París, pero desde hace más de tres años el presidente Donald Trump había manifestado su seria intención de abandonar el tratado, asegurando que era perjudicial económicamente para el país y que podía costarle el trabajo a 2,5 millones de estadounidenses en 2025.

Según Trump, el cumplimiento de los acuerdos de París le costaría a Estados Unidos tres billones de dólares y 6,5 millones de empleos en los próximos 10 años, limitando la productividad de sectores como la industria automovilística y la explotación de carbón.

El entonces presidente de los Estados Unidos manifestó en varias oportunidades no creer que el cambio climático era originado por el comportamiento de los hombres. Incluso en un momento se atrevió a afirmar que se trataba de un concepto creado por los chinos para imponerse competitivamente frente a Estados Unidos.

El pasado 4 de noviembre, en plenos conteos electorales para elegir al nuevo mandatario estadounidense, el Gobierno Trump le comunicó formalmente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) su retiro del Acuerdo de París, medida decretada por Trump en 2017.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, fue el encargado de hacer el anuncio formal, que no podía hacer antes debido a una cláusula inscrita en el tratado que indicaba que para que Washington pueda efectivamente concretar su salida debía permanecer por el lapso de un año.

En medio de la acalorada contienda electoral en Estados Unidos entre Trump y Joe Biden, el candidato demócrata anunció una luz de esperanza para el futuro del planeta, al comprometerse a reincorporar a Estados Unidos al Acuerdo de París si llegaba a la Casa Blanca.

“Hoy, la Administración Trump abandonó oficialmente el Acuerdo del Clima de París. Y en exactamente 77 días, una Administración de Biden se volverá a unir a él”, trinó Biden en su cuenta de Twitter, quien fue vicepresidente de los Estados Unidos en el Gobierno de Barack Obama, cuando el país suscribió el tratado sobre cambio climático.

Biden, que acaba de ser elegido como el nuevo presidente de los Estados Unidos, cuenta con su propia agenda de cambio climático. Según CBC News, en campaña se comprometió a agregar nuevos empleos verdes en el país y a utilizar todas las herramientas de la política exterior estadounidense para empujar al resto del mundo a elevar sus ambiciones climáticas. “También dijo que Estados Unidos buscará medidas firmes para evitar que otros países hagan trampa en sus compromisos climáticos”. 

Esperanzas mundiales

La elección de Biden como presidente de la mayor potencia mundial pondría fin a la racha consumista y poco sostenible que tenía Trump, republicano que en su mandato defendió a capa y espada la industria de los combustibles fósiles, debilitó las protecciones ambientales y cuestionó a la ciencia comprometida en frenar el calentamiento global.

En agosto, un editorial del diario estadounidense The New York Times, plasmó la catástrofe ambiental causada por Trump en el país norteamericano, empezando por informar que jamás se ha interesado por proteger el medioambiente y que siempre negó la existencia del calentamiento global.

El retiro del Acuerdo de París fue una de las decisiones más criticadas por la comunidad internacional, una de sus promesas desde que estaba en campaña y que ratificó cuando se posesionó en enero de 2017. Según el editorial, su objetivo era hacer crecer la economía estadounidense pero de espaldas al medioambiente y poniendo en riesgo las reservas naturales, marinas y hasta la salud de las personas por la contaminación del aire.

“Trump se ha empeñado en hacer trizas las políticas medioambientales del país norteamericano para producir combustibles fósiles a gran escala, mientras el mundo sigue incendiándose, inundándose y padeciendo los inminentes -y evidentes- estragos del cambio climático”, mencionó el diario.

Durante la pandemia por el coronavirus, Trump dio luz verde a las perforaciones petroleras y gasíferas en el Refugio Natural de Vida Silvestre del Ártico, en Alaska, la reserva natural más grande de Estados Unidos, territorio que había estado protegido desde hace 60 años.

El historial de impactos ambientales causados por Trump es extenso. El editorial del Times hizo énfasis en que uno de sus grandes propósitos fue acabar con todo lo que su antecesor Barack Obama logró, incluido el tema ambiental. “Obama había logrado avanzar en la preservación de espacios abiertos, aire limpio, disminuir la contaminación del agua y reducir la emisión de gases; y Trump echó todo eso al traste”.

Temas como la tala masiva en áreas protegidas del Bosque Nacional Tongass de Alaska y las minas de oro y plata en la Bahía de Bristol, revivieron durante el mandato de Trump. “Se negó a endurecer las regulaciones de partículas de hollín de 2.5 micras, las más nocivas para los pulmones, ignorando las sugerencias de los científicos”, dijo el diario.

En campaña, Biden dijo que invertirá dos billones de dólares para luchar contra el cambio climático, y que dentro de sus planes está dejar el Ártico intacto, tener un control en las perforaciones de tierras e invertir en infraestructura sostenible, con combustibles y carros limpios, además de regresar al Acuerdo de París.

“Su mandato será clave para dar marcha atrás a todas estas ideas descabelladas de Trump. Y, teniendo un Congreso a su favor, podrá evitar que proyectos como el del Ártico sean una realidad. El camino no será nada fácil, pero aún hay posibilidad y tendrá un respaldo importante, no solo de los ciudadanos de pie, sino también de las grandes empresas, para evitar una catástrofe ambiental en el país norteamericano”, advirtió en Times.

Fuente: Semana Sostenible



Relacionados