Destinos Turísticos

Descubre y Navega por el Parque Nacional Kawésqar

Junio 17, 2020 | www.inmuneschile.cl

Es uno de los parques más grandes del mundo y el segundo más extenso de Chile. Sus paisajes son un mosaico compuesto de cordilleras, bosques, glaciares, fiordos, lagos, humedales y valles que conforman ecosistemas vírgenes de inigualable belleza y hábitat de una gran diversidad de especies. Foto °Rutadelosparques

Descubre y Navega por el Parque Nacional Kawésqar

La Reserva Nacional Alacalufes (actualmente Parque Nacional Kawésqar) está ubicada en la Región de Magallanes y Antártica Chilena, comprende los archipiélagos occidentales de las provincias de Última Esperanza y Magallanes. El fiordo de las Montañas y la Cordillera de Sarmiento son algunas de las maravillas naturales de este parque, que atrae las miradas de visitantes del mundo entero.

La unidad destaca por la protección de las especies de fauna como el zorro culpeo y el huemul. En ambientes marinos, se ven ejemplares de foca leopardo, ballena, delfín austral y chileno. Además, habitan aves tales como el fío-fío, churrín del sur y carpintero gigante. En cuanto a flora, están los árboles siempre verdes, como el coigüe de Magallanes, ciprés de las Güaitecas y canelo.

En los sectores más nortinos las especies arbóreas dominantes son el Ciprés de las Guaitecas el Coigüe de Chiloé y el Coigüe de Magallanes, con presencia de algunos matorrales donde podemos encontrar nalcas, mata verde, calafates y amplios sectores de turberas. Hacia el sur, en la medida que las condiciones se hacen más inhóspitas. Los árboles se van achaparrando y aumenta la proporción de turberas. Las turberas son asociaciones vegetales muy curiosas, que se producen en terrenos muy húmedos, generalmente encharcados, con fuertes limitantes para el desarrollo de la vegetación por la carencia de nutrientes básicos, tales como el nitrógeno. Aquí son comunes las especies vegetales carnívoras que sacan el nitrógeno de sus presas. Las aguas de las turberas son ligeramente ácidas y desprovistas de cal. La riqueza animal en la reserva Nacional Alacalufes es sorprendente. Entre las aves destacan decenas de especies marinas como varios tipos de gaviotas, petreles, carancas, patos quetros, albatros, pingüinos, y al menos 4 variedades de cormoranes, que utilizan los escarpados bordes costeros y las copas de los árboles para nidificar. Las aves terrestres están representadas por los simpáticos chucaos, los cóndores en sus vuelos majestuosos, los chunchos, los colegiales llamados así por su curiosa mochila café dibujada en la espalda, caiquenes, tordos, entre decenas de otras especies que viven aquí. Los mamíferos marinos son abundantes.

Es fácil encontrar grandes colonias de lobos marinos o sorprenderse con las toninas y delfines que juegan al costado de las embarcaciones que cruzan estos canales. Con suerte se puede ver también alguna ballena. Cerca de las costas es posible observar familias de huillines o algunos ejemplares de coipos remontando los ríos que llegan al mar. Los mamíferos terrestres son menos abundantes, pero existen ejemplares de zorros culpeo en varios sectores de la Reserva y es posible encontrar huemules. Lamentablemente, la enorme extensión de la Reserva, la dificultad de acceso a los distintos lugares y la escasa dotación de personal de Conaf permite que en muchos sectores de la unidad ingresen personas inescrupulosas a extraer la valiosa madera del Ciprés de las Guaitecas, que tiene la característica que es prácticamente imputrescible.

Esta reserva forma parte de la región archipelágica sud patagónica, la que presenta un paisaje de islas montañosas bajas, que no superan los 1.000 metros de altura, con numerosos canales y fiordos. El relieve de la región de los Canales es producto de diversos factores que modelaron su desgarrada fisionomía. En primer término existió un hundimiento del territorio provocado especialmente por movimientos tectónicos, que fragmentaron el terreno. Un segundo elemento modelador del paisaje fue la intensa actividad glacial del período pleistoceno, cuando la acción de los hilos esculpió gran parte de la roca. Estos fenómenos permitieron que el mar invadiera los sectores más bajos y se formaran así un sin número de islas y fiordos que hoy la caracterizan

Actividades:

-Ir a la Isla Riesco para avistar aves y una gran diversidad de fauna marina y terrestre, además de realizar distintas actividades de agroturismo ofrecida por las comunidades.

-Realizar pesca deportiva en el río Grande.

-Navegar desde Puerto Natales hacia los fiordos Resi y de las Montañas, que terminan donde comienza el Parque Nacional Bernardo O´Higgins.

-Ver la Cordillera de Sarmiento, de la que se desprenden varios glaciares, algunos de los cuales llegan hasta las aguas de los fiordos como el Kiara, Alsina y Paredes. También es posible visitar el ventisquero Bernal.

-Visitar el parque marino colindante Francisco Coloane, al sureste de la Isla Carlos III, para avistar Ballenas Jorobadas.

Fuente: La Ruta de los Parques